«Afganistán es una selva»

La diputada afgana Malalai Joya, que comparece hoy ante el Parlamento Vasco, asegura que la presencia aliada ha aumentado la inseguridad en su país

Diariovasco.com, Octubre 29, 2008
Iratxe Gómez

Malalai Joya
Joya lleva seis años esquivando amenazas. /M. López

Bilbao- Al verla resulta impensable que esquive la muerte desde los 24 años. Malalai Joya ha sufrido cuatro intentos de asesinato, múltiples amenazas e insultos desde los escaños del Parlamento -del que ha sido expulsada- en el que ejerce de diputada desde 2005. Pero nada le intimida. 'La mujer más valiente de Afganistán', como se la conoce, va de un lado a otro con un mensaje, una llamada de socorro a la comunidad internacional. «Los enemigos de los valores democráticos están en el poder. Y las principales víctimas son las mujeres que sufren la violencia de estos misóginos». Esta incansable activista, de 30 años, trasladó ayer esta alarmante realidad a Euskadi, ataviada con traje occidental. Sin velo. Y con una desgarradora mirada. Esta luchadora también comparecerá hoy ante el Parlamento Vasco para recabar más apoyos. «Tenemos que crear puentes para cambiar la situación en mi país, que ahora es una selva», advierte.

Su batalla esconde rostros y nombres propios. «Con 14 años, Bashira fue violada al salir de clase por tres hombres. Uno de ellos es miembro del Parlamento. Y no se denunció». Como esta pequeña, Joya desvela que el 80% de las afganas sufren abusos sexuales y cada ocho minutos muere una mujer. Muchas en la infancia. Son cifras escalofriantes, con las que esta activista pone sobre la mesa un lamentable panorama. «Nunca ha habido tanta violencia como ahora», destaca. La invasión de Estados Unidos, hace siete años, no ha hecho más que agravar la situación en el país asiático. «Con la presencia de las tropas aliadas hemos perdido nuestra independencia y ha aumentado la inseguridad. Tenemos una doble presión», critica.

Los ataques aéreos de EE UU en su lucha contra la insurgencia han terminado en muchas ocasiones con civiles fallecidos. Inocentes. «La política de la Administración norteamericana es una continuación de los últimos treinta años. Es un secreto a voces que el objetivo oculto por el que Washington invadió mi país fue para restablecer el tráfico de drogas», denuncia la parlamentaria.

Gobierno mafioso

Defiende su verdad a ultranza. Sin tapujos. Hace cinco años que se presentó en la Gran Asamblea -la Loya Jirga, un organismo milenario dominado por tribus afganas- y empezó su contienda. «Me vi cara a cara con asesinos. Criminales de la guerra». Esta afirmación le ha llevado a vivir en continua alerta y quedarse sin su pasaporte diplomático. Sólo el burka le permite pasear por Kabul. Oculta. «Sólo tengo miedo al silencio político», reconoce.

La esperanza le ayuda a seguir en pie de guerra. Por «mis paisanas». Pero su decepción queda patente. «El Gobierno de Hamid Karzai es antidemocrático y mafioso. Así que mientras se mantenga en el poder no se avanzará en el campo de los derechos humanos porque, aunque existe una Constitución 'en papel', no existe justicia. Y la OTAN está enmascarando esa falsa justicia».

Joya estima que sólo hay un camino para acabar con el terrorismo. «El propio pueblo tiene que luchar contra sus enemigos internos ya que una nación que pretende liberar a otra sólo la convierte en esclava».