Activista afgana denuncia que desde la invasión de EEUU no han avanzado nada

La activista afgana Malalai Joya ha denunciado hoy en Bilbao la 'cruda realidad' que vive su país, especialmente las mujeres, ya que, según ha afirmado, 'desde la ocupación de Estados Unidos no han ganado nada, pero han perdido su independencia'.

Sociedad, Octubre 28, 2008

Así lo ha señalado Joya, quien vive amenazada de muerte y ha sido víctima de varios intentos de asesinato, durante una visita al País Vasco que se enmarca en una campaña de denuncia internacional de la 'dramática' situación que vive Afganistán.

Malalai Joya comparecerá en la Comisión de Acción Exterior del Parlamento Vasco y se reunirá con la directora del Instituto Vasco de la Mujer-Emakunde, Izaskun Moyua, según ha informado el departamento de Asuntos Sociales del Gobierno autonómico.

'Es un secreto a voces que el objetivo oculto para que Estados Unidos invadiera mi país fue restablecer el tráfico de drogas y controlar, así, los 600 billones de dólares anuales que mueve esta industria', ha señalado en rueda de prensa Joya, quien fue elegida diputada del Parlamento afgano en 2005, pero expulsada dos años después por acusar de corrupción a los diputados.

Joya ha censurado al gobierno de su país, que, según ha dicho, es 'antidemocrático, corrupto y mafioso', y ha afirmado que, mientras se mantenga en el poder, 'no habrá esperanzas' de poder avanzar en el campo de los derechos humanos porque, aunque existe una constitución 'en papel', 'en realidad no existe justicia'.

Ha manifestado que la solución a esta situación pasa por dejar que sea 'el propio pueblo' el que luche contra sus enemigos internos, en referencia a los talibanes, ya que 'una nación que pretende liberar a otra sólo la convierte en dependiente y esclava'.

La ex parlamentaria ha incidido en la 'crítica y dura realidad' que viven las mujeres afganas, ya que, según ha explicado, el 87% ha sufrido maltratos, más del 95% sufre depresión y la mayoría de ellas ven el suicidio como la única solución para salir de la situación de miseria y desolación en la que viven.

Ha advertido, además, que muchas mujeres se ven obligadas a vender a sus bebés por diez dólares, mientras que muchas otras se ven arrastradas a matrimonios forzados -se estima que más del 80% de las bodas son pactadas- y ha agregado que se ven 'doblemente maltratadas', primero por sus maridos y luego por un gobierno que las traiciona y no las defiende.

'Por decir la verdad he sido amenazada de muerte y expulsada del Parlamento, pero a lo único que tengo miedo es al silencio político', ha concluido esta activista.